Tucuras

Tucuras

Ciclo biológico, umbral para el control químico, Estación de monitoreo y alarma y control químico.
Autor/es: Aníbal Fernández Mayer. Técnico de INTA Cnel Pringles (EEA Bordenave).

Las tucuras pueden destruir todos los cultivos que tengan disponibles. Y el ataque es más feroz sobre los cultivos agrícolas cuando por efecto de fuertes sequías, los campos naturales y pasturas tienen poca producción de pasto, haciendo que las tucuras busquen otros forrajes que estén cerca, entre ellos los cultivos de fina o gruesa. La falta de laboreo de los suelos es un factor preponderante en el aumento de las tucuras, situación que, en sequías prolongadas, favorecen aún más su supervivencia y desarrollo posterio


Ciclo biológico y época de ataque.

La hembra prefiere suelo firme para desovar y ubica las posturas entre los 3 y 7 cm de profundidad, en grupos de entre 25 y 30 huevos por ooteca. La mayor parte de las especies de importancia económica pasan por 5 o 6 estadios ninfales, durante 15-25 días. Los tres primeros estadios se denominan “mosquillas” y las últimas, saltonas. Los adultos aparecen desde fines de noviembre, etapa en la que se producen el mayor daño, según su ingesta individual o en febrero marzo, aquellas especies de 2 generaciones anuales. 

Por el tipo de reproducción las tucuras se dividen en dos grupos principales:

a. Ciclo corto e intermedio tienen dos generaciones por año.

En este grupo se encuentran varias especies del género Dichroplus (D. elongatus; D. vitatus; D. pratensis). Estas especies nacen en primavera y a fines de noviembre y diciembre alcanzan el estado adulto, luego de pasar por cinco estadios ninfales.

1) Técnico de INTA Cnel Pringles (EEA Bordenave)

La segunda postura de huevos (ootecas) da origen a una nueva generación de tucuras que “nace durante febrero y marzo”. Los huevos de esta segunda postura pasan el invierno “en reposo o inactivos” eclosionando en la primavera siguiente.

b. Ciclo largo tienen una generación anual.

Las especies de una generación anual, entre ellas se encuentran Aleuas lineatus, Dichromorpha australis, Rhammatocerus pictus, Staurorhectus longicornis, Amblytropidia australis y Allotruxalis strigata, nacen más tarde y tienen un desarrollo ninfal más prolongado.

Especies más comunes en el sudoeste bonaerense

Dichroplus Vittatus: tiene alas más cortas que no le cubren el abdomen y la cara basal interna de los fémures posteriores es roja. En las otras tres especies las alas son más largas que el abdomen.
Dichroplus Maculipennis: tiene el reborde del pronoto más claro que el color del mismo.
Dichroplus Elongatus: se caracteriza porque las franjas detrás de los ojos llegan hasta el borde posterior del pronoto y la cara interna de los fémures posteriores es anaranjada.
Dichroplus Pratensis: las franjas del pronoto no llegan hasta el borde posterior del mismo y la cara interna de lo fémures posteriores es amarillenta.
 
UMBRAL PARA EL “CONTROL QUÍMICO” DE TUCURAS

Las consideraciones que se enuncian a continuación se deben tomar, exclusivamente, como comentarios orientativos para tomar algún criterio antes de realizar un control.

Estimación de la densidad de Tucuras (individuos/m2) y estado de desarrollo de la población de Tucuras

Es importante realizar el muestreo en días de sol, sin viento, entre 9,30 y 18,30 hs. con temperatura superior a 23 ºC. En el muestreo se realizan dos actividades, la determinación de densidad de tucuras y la determinación relativa del estado de desarrollo de la población.
Para la determinación de la densidad de tucuras, se utiliza el método de los aros, que consiste en colocar 10 aros de 0,1 m. (35,68 cm de diámetro) en una transecta que represente la heterogeneidad del sitio, señalados con estacas, ya que la observación y conteo de tucuras se realiza al día siguiente de colocar los aros.
Para realizar el conteo, al día siguiente de colocados los aros, se avanza con cuidado hasta cada aro y con un puntero se remueve la vegetación dentro del aro, contando las tucuras que saltan del mismo, anotando en una planilla, para luego referirla a tucuras por metro cuadrado. Este conteo debe hacerse con cuidado debido a la alta movilidad de las tucuras.
Para la determinación del estado de desarrollo de la población de tucuras, se utiliza una red entomológica (aro de 42 cm. de diámetro, red de 70 cm. de profundidad y mango de 120 cm.), en dos transectas cercanas a la anterior, dando 20 a 30 golpes a derecha e izquierda para recolectar las tucuras presentes.
Se recolectan en bolsas de polietileno identificadas, se guardan en cajas oscuras y se hace el recuento de mosquitas, saltonas y adultas en laboratorio, previamente pueden colocarse en freezer para facilitar la conservación y el conteo posterior.

Interpretación de la información obtenida en los muestreos. (Cantidad y estado de tucaras por cultivo)

Como regla general, se recomienda que:

Normalmente, en el campo se encuentran poblaciones de Tucuras en diferentes estadios: mosquitas (fase I a III), saltonas (IV y V) y adultas. Por ende, la decisión de aplicar o no un producto químico dependerá de muchos factores. En general, se debe evitar que haya niveles superiores al 20% de Tucuras de tamaño adulto, para evitar la postura de huevos (ovoposición).
Tratar de controlar los “focos” en el potrero, calles o zonas perimetrales al campo, siempre y cuando, se observen Tucuras dentro de los primeros 5 estadios más algunos adultos (menor del 20% de la población).
No aplicar insecticidas si la población de Tucuras está en las primeras fases ninfales o mosquita (I a III). En estos casos se debe esperar a alcanzar el mayor número de nacimientos posibles antes de llegar al 20 % de adultos en la población. Se deberá seguir observando el lote dos veces por semana.

Nota completa:

https://www.engormix.com/agricultura/articulos/tucuras-ciclo-biologico-umbral-t44613.htm?utm_source=campaign&utm_medium=email&utm_campaign=0-1-0&src_ga=2&fbclid=IwAR3pFeHSjCv4I40wVXNSxMS6rlpY5K_Nd-TgNU6Rnzs8nLPCBTk_L-UQr5s