Lisandro Matzkin: "una Nación que cree en el facilismo, que justifica y naturaliza la corrupción nunca progresa"

Lisandro Matzkin: "una Nación que cree en el facilismo, que justifica y naturaliza la corrupción nunca progresa"

La explanada del Palacio Municipal fue el escenario para festejar los 212 años de aquel histórico 25 de mayo de 1810 que marcó el camino hacia de una colonia que deseaba crecer y desarrollarse como un pueblo independiente.  

El acto contó fue presidido por el Intendente Municipal Lisandro Matzkin acompañado del Presidente del Honorable Concejo Deliberante, Luis González Estevarena, concejales de los distintos partíos políticos, miembros del Ejecutivo Municipal, Jefe Distrital Raúl Sicardi; Presidente del Consejo Escolar; Carolina Beron, inspectores de los distintos niveles de educación, Comisarios Fernando Grilloni y Juan Carlos Bahía, Jefe de Policía Comunal y Jefe de Estación de Policía Comunal, respectivamente; Cuerpo de Bomberos Voluntarios, representantes de instituciones y público en general.

El izamiento del Pabellón Nacional estuvo a cargo del Jefe Comunal y de César Lagleyze y Saúl Beloscar, veteranos de la Guerra de Malvinas.

Las Asociaciones Culturales Sanmartiniana, Browniana y Belgraniana depositaron ofrendas florales al pie del busto de Juan Pascual Pringles.

Seguidamente, el Intendente Matzkin se dirigió a los presentes. En su discurso recordó que “muchas veces hemos leído la historia” de lo ocurrido el 25 de mayo de 1810 como también “las interpretaciones que cada corriente ideológica le ha dado a los acontecimiento de mayo y a todas las primeras décadas de la historia Argentina” que “muchas veces no se han puesto de acuerdo”, sin embargo “todos o casi todos coinciden  en la tarea titánica que encararon aquellos patriotas”.

En otra parte de su discurso refirió que después de dos siglos “en muchos aspectos pareciera que no aprendimos nada de los fundadores de la patria. Que no comprendemos el legado que debió perdurar y que la visión cortoplacista y egoísta de muchos llevó a que un país que debería ser potencia mundial, esté empobrecido, dividido y con crisis recurrentes de las cuales parecería que nunca se les encuentra la salida definitiva”.

Para construir la Nación que soñaron nuestros próceres y de las situaciones difíciles “se sale trabajando y trabajando con honestidad” porque “una Nación que cree en el facilismo, que justifica y naturaliza la corrupción nunca progresa y está condenada al fracaso”.

“Hay que hacer sacrificios" -agregó . Todos tenemos la obligación de devolverle a la patria algo de lo que la patria nos dio, y con un plus, porque si no tampoco alcanza".

“O sacamos a Argentina adelante entre todos o vamos a estar condenados al fracaso. Para torcer esta senda en la que estamos, que no es lo que queremos, es la unidad” que debe aportar “cada cual desde su lugar”.

"Si en las malas no nos unimos y dejamos de lado las mezquindades nos vamos a terminar de hundir y lo que podría haber sido una patria grande y para todos será la crónica de un país desperdiciado”.

Cerrando su discurso expresó que “siguiendo el ejemplo de quienes lo dieron todo” sumando “las cuatro premisas: trabajo, honestidad, participación y unidad; tenemos la enorme posibilidad de tener el país que ellos y nosotros soñamos. De nosotros depende”.

El acto culminó con dos danzas folklóricas, El gato del 25 y Huella Pringles, a cargo del cuerpo de baile del Fortín Tradición y Libertad.